Timisoara, ciudad rumana ubicada en el sur oeste, abre sus puertas a turistas de todo el mundo. Con sus casi 400 mil habitantes y una oferta cultural interesante, podemos disfrutar de una hermosa estancia, mientras contemplamos una arquitectura llena de historia.

¿Qué hace de Timisoara tan especial?

Entre otras cosas ha sufrido cambios fronterizos que han dejado resabios de más de un rincón del planeta. Podemos encontrar influencia de turcos, magiares, rumanos, austriacos, serbios; que han hecho de la ciudad un lugar multicultural con minorías de toda Europa.

En cuanto a su nombre, deriva del río Timiş, conocido en la antigüedad romana como Tibisis o Tibiscus. Como mencionaba, esta ciudad se caracteriza por una interesante diversidad cultural y conjuga elementos de variados países, que han conquistado no solo la ciudad, sino también condicionado su presente. Tal vez por eso, en 2021 Timisoara será Capital Europea de la Cultura. ¡No es para menos!

Mejores medios de transporte para llegar a la ciudad

Los turistas pueden llegar a través del segundo aeropuerto más grande de Rumania, que es el Traian Vuia a sólo 10 kilómetros del centro de la población. También se puede hacer en tren ya que allí llegan diariamente trenes directos desde Belgrado en un viaje de cuatro horas, desde Múnich en un viaje de quince horas, desde Budapest en un viaje de cinco horas y desde Viena en ocho horas.

Timisoara es la ciudad más grande del oeste de Rumanía a 558 kilómetros de distancia de Bucarest, por lo que el alquiler de un coche puede ser una posibilidad, ya que así se pueden descubrir otras ciudades dignas de ser visitadas y que están en el camino: Sibiu, Alba Iulia (algo al norte de la vía principal, pero capital antigua de Rumania, ofrece mucho al turista), Hunedoara, Deva y Lugoj.

También se puede llegar en tren Intercicy diario (Express) desde Bucarest, con una demora de 7 horas y media. Aunque la mejor manera de llegar de forma directa es en avión. Desde Valencia y Barcelona hay vuelos directos por la compañía Wizz Air. Con Ryanair desde distintos destinos de Europa.

¿Qué hacer en Timisoara?

Alojamiento
Primero si necesitas un lugar donde alojarte, esta ciudad ofrece una variedad única de opciones. Puedes elegir desde un gran hotel de moda o alquilar una casa y vivir al ritmo de la gente local. Si se trata de hoteles de alta gama las opciones más elegidas por turistas de todo el mundo son: Hotel Timisoara, Hotel Intercontinental, Hotel Vanilla u Hotel Tresor. Si buscas hostales, también tienes entre 6 o 7, todos muy cerca del centro (entre 500 metros a 2kms).

Comparaciones para nada odiosas

Timisoara fue llamada la pequeña Viena por la innumerable cantidad de parques y sus áreas verdes. Yo destacaría lo florida que es la ciudad en primavera, lo que marcó la diferencia entre mi visita próxima al invierno de aquella en pleno auge primaveral.

Perderse en sus alrededores

Una caminata en el parque central, el de las rosas o el jardín botánico son buenas opciones. Visitar el parque de la justicia y el renombrado Poporului, tienen que estar en agenda. No es de extrañarse que puedes disfrutar de estos magníficos parques y su aire fresco, sin siquiera alejarte del centro.

Si de cultura se trata, las opciones son variadas e incluso hay una historia interesante para contar, que no dejaré de compartirte. Pero vamos a las galerías de arte en primer lugar, ya que en Timisoara tenemos muchas y podríamos nombrar Calpe, Helios o Jecza.

Tradición y museos a la orden del día

En cuanto a la historia podríamos rememorar muchos hechos o apelar a la vida cotidiana, visitando alguno de los museos de la ciudad: el de arte, Banat, el comunista, el de La Revolución. Por ejemplo el Museo de Consumidores Comunista posee una colección recogida durante varios años que habían sido almacenados en las casas de los romanos. Por lo que si se desea recordar o conocer la vida cotidiana de la Rumania comunista, no deben dejar de visitarlo.

La ciudad más cosmopolita de Rumania

Entonces vamos a lo nuestro, que no voy a dejarte sin tu dulce: la diversidad cultural de esta ciudad es increíble. Habitada por romanos, húngaros y alemanes, entre otros, podemos presenciar espectáculos en tres idiomas. ¿Te imaginas concurrir a obras en rumano, húngaro y alemán? ¡En Timisoara es posible!
Tres grandes teatros en el mismo edificio, conviven como prueba cabal de la diversidad cultural y el respeto que se respira. El teatro nacional de opera de Timisoara, el teatro estatal húngaro, y el teatro estatal alemán.

El clima: ¿en qué época planear nuestra visita?

Para no volverse técnico solo destacar un clima continental moderado. Es decir condiciones climáticas irregulares. Durante la primavera y el verano las masas de origen oceánico generan fuertes precipitaciones. El calor puede llegar a ser intenso los meses de julio y agosto. En cuanto al invierno no son extrañas las lluvias y nevadas aunque es extraño un clima muy frío. De todos modos desde finales de octubre hasta comienzos de abril, pueden ser frecuentes las heladas. Si me apuran un poco, yo planearía visitarla de marzo a mayo.

¿Qué actividades puedes hacer con tus abuelos?

Aquí no habrá mucha originalidad, porque la mayor parte de los sitios se pueden recorrer a pie. En caso la distancia sea mayor cuentas con tranvía o autobuses que conectan sin problemas la ciudad. La geografía de la ciudad no presenta subidas y bajadas pronunciadas, por lo que gran parte de los recorridos son en llano.

Recomiendo entre las actividades que se pueden hacer entre abuelos y nietos, ir a ver alguna obra de teatro o concierto. He mencionado hasta el cansancio la riqueza cultural. También puedes presencias recitales y eventos al aire libre durante gran parte del año. Se anuncian con bastante tiempo y muchos son durante el día. En mis visitas a Timisoara participe de Workshops, conciertos, recitales de bandas europeas, maratones.

Gastronomía que emociona

La variedad que puedes encontrar es inmensa: cocina alemana, húngara, serbia, italiana y claro, rumana. Si te animas a viajar unos kilómetros, a menos de una hora de la ciudad, tienes un restaurante de comida tradicional rumana: Casa Altringen.

Ya te conté hay muchos platos de cocina húngara, ya que hasta hace un siglo era parte del imperio austrohúngaro. Entonces no vas a extrañarte al encontrar chucrut y gulash entre las comidas ofrecidas. Pero también el mamaliga (la clásica polenta pero en formato rumano) que tiene en general consistencia de puré. ¡Y si de cervezas se trata no te olvides de ir por una Timisoreana!

¿Qué no puedes dejar de visitar?

Si bien unos días pueden ser suficientes, la ciudad ofrece muchos sitios interesantes. Además de tener muchos espacios al aire libre y estar bastante bien conservada. Las opciones son variadas pero centrándonos en áreas abiertas podemos escoger:

Piata Uniriique

Es la denominada Plaza de la Unión y se encuentra circundada por palacios y numerosos cafés. Centro histórico de la ciudad que vale la pena visitar. No has estado en Timisoara si no has recorrido ésta plazoleta. Entre otros edificios tienes la Catedral Católica, la Iglesia Serbia y el Palacio Barroco donde hallas una galería de arte.

Piata Victorieri
La Plaza de la Victoria es símbolo de la revolución rumana. Encontrarás construcciones de gran importancia como la Casa de la Ópera, el Ayuntamiento, La Catedral Metropolitana Ortodoxa y otros lugares de gran belleza que fueron construidos a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Justamente la Plazoleta de la Ópera, de la que te había contado anteriormente puede entenderse como otro símbolo, pero del multiculturalismo en la ciudad.

La Catedral Metropolitana

Ubicada extremo sur de la Plaza de la Victoria, mas que un emblema de la ciudad. Entre las construcciones más altas de Timisoara, visible desde cualquier punto de la ciudad. Edificada entre 1936 y 1946, combina distintos estilos arquitectónicos inspirados en la Santa Sofía y en los monasterios creados por Esteban III de Moldavia.

Sinagoga puertas afuera
Quizá la frase del subtitulo te confundió, pero sucede que este templo judío ha sido abandonado hace tiempo. Construido en 1889, se encuentra en estado de ruina. Lamentablemente cerrado a las visitas, aunque puedes acercarte y contemplarlo por fuera.¡Vale la pena!

Su gente y la cultura

Todo buen viaje no nos puede tener ajenos a la realidad local. Por eso no quisiera despedirme sin mencionar algunas características interesantes, que te invito a descubrir por ti mismo.

Su gente está llena de vida y siempre demostrando alegría. Esto hace de la ciudad aún más hermosa. Cuenta con numerosas Universidades y liceos haciéndola un destino estudiantil sin igual en Rumania.

Y no nos olvidemos la revuelta popular que acabó con 42 años de régimen socialista y 24 de la dictadura de Nicolae Ceausescu, comenzó precisamente en Timisoara.

Si quieres conocer aún más, no dudes en visitar Timisoara en persona. ¡Ahh y como yapa, una visita al río Bega o paseo en lancha por el delta, puede ser un cierre perfecto a unos días de alto vuelo.

2 thoughts on “Timisoara: cuando tus vacaciones cobran vida

  1. Este blog é uma verdadeira fonte de inspiração a todos. Aproveito a oportunidade para reiterar meus sinceros votos da mais elevada estima e distinta consideração, desejando ao autor e sua família pleno sucesso em todas as áreas da vida.

Coméntanos...