Refugiarnos en el amor al prójimo

Refugiarnos en el amor al prójimo

Hay momentos en los viajes o en las recorridas por pueblos o ciudades que nos ponen a prueba. Siempre surgen situaciones desafiantes. Tenemos la posibilidad de probarnos y redescubrirnos. A mi me suceden a diario. No se si sea por mi temperamento o que ocurre. De pronto el desafío de verse sorprendido por el destino. Darse la oportunidad de reconocerse en el otro.

Hace unas semanas, la última mañana antes de partir al Vipassana (donde actualmente me encuentro, por lo que mi mensaje fue escrito hace más de diez dias y autopublicado) en lugar de salir en el ferry de las 8.30, me di un tiempo para prepararme para las siguientes semanas y así me encontré con una familia de refugiados sirios (padres con dos hijos) que buscaban un supermercado, en Atenas, un día domingo: ¡Imposible! Tenían un vale para comprar comida en un único establecimiento, pero deberían esperar al día lunes.

Las esperanzas no siempre se pierden

Sentí algo de triste. También había empatía. A veces la impotencia de no poder ser de gran ayuda. Escapaban del horror de los bombardeos, pero sobre todo de la persecución de un régimen de terror. El padre comunista, pagaría cara su afiliación. Previa escala en Turquía, de donde llegaron a su salida el 26 de Agosto provenientes de Siria, las cosas no serían perfectas.

A su llegada a la isla griega en el Egeo perderían muchas de sus pertenencia y dinero. Gastarían también parte en cuatro noches en hotel, antes de llegar a Atenas. Por fortuna hablar inglés sería una ayuda. Sus hijos de catorce y quince años, sufren la imposibilidad de recibir educación. Ellos desearían recibirla en inglés, no necesariamente en arabe, para perfeccionar sus conocimientos.

Entre tantas historias de desilusión y de falsas creencias, si hay mucha gente que no es terrorista y que tiene buenas intenciones. Como diría Rousseau la tierra no es de nadie, pero el fruto de ella, es de todos. De esta forma, espero que el día de mi cumpleaños (11 de enero) donde tendrán la reunión con respecto a su situación migratoria, cumplan su deseo de seguir camino a Alemania y tengan un futuro de esperanza.

Me quedo con las sonrisas que me regalaron y con la intención de reencontrarnos a mi vuelta el dia 26 de noviembre, para poder tender lazos. En el mientras tanto, tan solo los he contactado con algunas organizaciones y con gente que he conocido aquí y tiene vínculo con algunos refugiados provenientes de Siria. ¡Que todos los seres del mundo sean felices!

One thought on “Refugiarnos en el amor al prójimo

Coméntanos...