Aquellos que llegan al blog por vez primera se preguntarán

¿Quién es Opi?

Y no es menos importante saberlo, para descubrir su maravillosa historia y entender la importancia de nuestro viaje en búsqueda de nuestras raíces.

Ernesto Otto Allerhand, nació el primero de octubre de 1923, en la ciudad de Viena, Austria, en el seno de una familia de clase media. Su padre abogado doctorado Cum Laude. Su madre ama de casa. Hijo único, al que le han dado, dentro de las posibilidades, todo lo que ha deseado.

La infancia de opi, en Viena, puede resumirse en dos palabras: normal y feliz. Rodeado de mucho amor de parte de su familia. En especial de su querido abuelo materno Jonás, que vivía junto a sus padres, en el mismo techo. Distrito hermoso y pacífico, el octavo: la Josefstadt. Desde muy pequeño amante de la música clásica, en una Viena, denominada la capital de la música. No por nada dos grandes compositores alemanes como Beethoven y Brahms, habían vivido y trabajado en Viena.

Sus primeros 15 años, transcurren en la Viena de Freud y el Círculo de Viena. Una ciudad con un desarrollo artístico y musical sin parangón en la historia moderna. En ese entonces Viena contaba con una población de poco más de 1.900.000 habitantes, algo superior al 1.700.000 de la actualidad. Tras la derrota de la primer guerra mundial, luego de firmarse el tratado de Saint-Germain, en el año 1919, Austria se desmembraría como imperio, perdiendo numerosos territorios

Sin embargo, no todo ha sido color de rosas. Como consecuencia del ascenso del nazismo y la irracional concepción de la pureza racial, comienzan sus problemas en Viena. Su padre es detenido y conducido al Campo de Concentración de Dachau, en Alemania. Él, junto a su madre, es desalojado de su casa y conducido a la casa de vecinos, donde varias familias compartirán su casa, por el simple hecho de ser distintos. Por haber cometido el error de nacer judíos.

Desde ese instante comienza su martirio. Permanecen por meses hacinados, junto a otros vecinos que compartían su desdicha. No tienen ningún tipo de sustento, por lo que sobreviven casi milagrosamente. Día a día, se pregunta qué ha pasado con su padre, quien aún permanecía en Dachau, campo de concentración, que desde 1933 funcionaría como centro de detención. Las estadísticas señalan, que para 1941 albergaría más de 200.000 personas, provenientes de 30 países.

Su buena suerte (si se lo puede llamar de alguna manera) hace que su padre sea liberado y su familia (padre, madre y el joven Ernesto, ya que su abuelo materno quedaría en Viena y nunca más volverían a saber nada de él) pueda trasladarse a Bolivia. En su largo trayecto toman un tren a Hamburgo y de ahí el barco que los conduce a nuevo continente. Un país más alejado de sus sueños y anhelos, de lo que podemos imaginar.

En Bolivia, conoce a su mujer, Hanelore y tiene dos hijos: Marion y Jony. Desafortunadamente su hijo varón, fallece como consecuencia de un accidente, en La Paz, Bolivia, a sus trece años de edad. Un golpe muy duro del que no ha logrado recuperarse. Probablemente una razón fuerte del prematuro perecimiento de su esposa, 30 años atrás. Por fortuna, desde entonces, ha contado con el profundo apoyo de su hija, que lo ha cuidado como a un niño.

Años más tarde de su arribo a Bolivia, comienza a triunfar deportivamente. Gana numerosos trofeos y medallas. Tenis, fútbol y atletismo, entre otras disciplinas. Sus éxitos deportivos, los conjuga con trabajo minucioso, logrando prosperar año a año. En el recuerdo haber llegado sin un centavo, junto a sus padres, pero sin embargo, haberse defendido, como para salir adelante. Su ejemplo, como el de muchos inmigrantes que huyeron de la guerra, nos debe servir, en aquellos momentos que deseamos bajar los brazos.

No hay palabras para describir, lo que ha significado y significa para mí. Ha logrado desde el horror, dar vida, y formar una hermosa familia, de la que me siento orgulloso de ser parte. Ha podido forjarnos personas de bien dándonos las herramientas para volar. Su modelo nos ha enseñado que nunca es tarde para emprender cualquier acción. La importancia de la lucha y de sobreponerse ante cualquier golpe y seguir adelante.

Desde que he tenido uso de razón, ese pequeño hombre, de alrededor de 165 centímetros, ha sido para mí un héroe. No esos de películas, sino uno real, que se puede palpar. Creé mi imagen paterna, como fiel reflejo de su ser. Me ha acompañado desde pequeño a cada paso que he dado. Hemos tenido la fortuna de permanecer juntos desde mis tres años. No nos hemos separado, prácticamente, salvo en pequeños periplos de tiempo. De ahí nuestra profunda unión.

Somos el uno para el otro. Nuestra amistad es quizá de las más profundas que abuelo y nieto pueden tener. De ahí, que este largo año y dos meses, ha sido duro para ambos. Una gran prueba de que nuestra devoción no tiene fronteras. A partir del primer día, continuamos con un fluido contacto. Inevitable no derramar algunas lágrimas de emoción. Sentir la garganta seca. Una extraña sensación en el pecho.  Lo amo y extraño con todo mi alma. Me emociona muchísimo saber que en tan solo 9 días, volveré a abrazarlo y seremos nuevamente uno.

11 thoughts on “¿Quién es Opi?

  1. ¡¡¡Feliz Cumpleaños Opi!!!! Por muchos años más… que sean prósperos y llenos de bendiciones…. Un abrazo desde España….

  2. Hemos tenido el gran placer de hospedar a Opi (para nosotros ya es tambien nuestro Opi) y a Martin durante los 3 dias que han estado en Barcelona. Formar parte de esta aventura es más que una experiencia, es un contacto con la vida real, con la humanidad. Escuchar a Opi; ver como Martin lo cuida; verlos “discutir” porque el nieto quiera que el abuelo coma brócoli….ha sido un ejemplo de Vida.
    Opi se enamoró de nuestro gato….y ahora, cuando lo acaricio, pienso en él diciendo: “no puedo garantizarle no ponerlo en mi maleta”.
    Dos grandes Hombres, o uno solo….
    Un abrazo! Mercè i Alan

    1. Mercè i Alan: que emoción leer estas líneas. Para nosotros fue maravilloso compartir con ustedes estos increíbles 3 días en Barcelona. No solo la ciudad es Bellísima sino que haber contado con vuestro apoyo y haber tenido la fortuna de conocerlos. Sin dudas, ocupan un lugar muy importante en esta historia. Han sido el lugar del reencuentro. Barcelona y uds 3, permanecerán siempre en nuestros corazones. Seguiremos en contacto y hasta cualquier momento. Cariños de Ernesto (Opi) y Martín.

  3. Conozco a ´´esta hermosa flia. hace muchos años. Hemos compartidos momentos lindos y no tanto.
    Ernesto! Martín! Disfruten mucho de éste hermoso viaje!!! Se lo merecen!!! Los quiero mucho !!!!!

Coméntanos...