Habían pasado horas de trayecto desde Viena, para llegar a Salzkammergut. Una mañana y tarde impresionantes. Cada pequeño instante más mágico que el anterior. No habíamos créido que todo esto podría pasarnos. Sin siquiera notarlo, habíamos recorrido áreas muy hermosas. Almorzado en un restaurante al borde del danubio. Conocido a seres muy dulces. ¿Que otra cosa podíamos pedir?

En ese sentido, más de uno ya conocerá al gran Fritz Gatermayer y por ello no va a sorprenderlos que haya tomado la postura de cargar con gran parte de nuestro equipaje. No deja de sorprender su humildad, que lo hace sentir muy cercano.

Cabe aclarar que es un video totalmente amateur. Es hasta divertido ver el “excelente pulso” que me acompañaba. Tiembla tanto mi mano, al sostener el bolso, que entre otras cosas cargaba los más de 4 kilogramos de peso de la computadora.

Se abrían las puertas de una nueva aventura. Descrubríamos otro paisaje, por cierto bellismo. Comenzaban miles de nuevas historias, que nos sorprenderían. Por sobre todas las cosas, la compañía que solo un abuelo y nieto, especiales y profundos, pueden generar a su paso. Por el resto, está todo dicho.

¿Que esperas para hacer las valijas y salir de viaje con tu abuelo/a, madre/padre, nieto/a?

3 thoughts on “Risueña llegada a Salzkammergut (Austria)

Coméntanos...