Con los correspondientes errores de edición y principalmente con el ruido incesante de los refugiados que no cesan, aquí les envíamos nuestros mejores deseos, desde la Isla de Lesbos:

Coméntanos...