También Granada nos permitió descansar. Nos dimos el lujo de pernoctar en dos hermosísimos hoteles. El primero, fue cortesía de nuestra queridísima amiga Patricia Valencia (Patri). Sin ella, gran parte de este proyecto no sería posible.

Allí no solo planificamos nuestra recorrida por el sur de España, sino que también nos dimos tiempo para relajar, antes de nuestra visita a La Alhambra. Pileta, buenos desayunos, ejercicios deportivos, risas cómplices, abrazos a granel, fueron algunas de los escenarios infaltables de esos bellísimos días.

El opi no quiso nadar, porque dijo que debía estar al 100% para la recorrida por La Alhambra. Eso si, cada mañana, no faltaron sus ejercicios varios: abdominales, bicicleta, lagartijas, estiramientos, etc. Como es su costumbre desde hace 92 años, antes de levantarse de la cama. mantuvo su actividad sin descanso.

 

Pincha las fotos para verlas mejor.

 

 

Queda mucho más de Granda y La Alhambra por contar. Iremos adelantando por esta vía y los mejores detalles, en el libro, pronto a publicarse.

One thought on “Descansando en Granada

Coméntanos...