Escribiendo como respirar

Las páginas que usted comienza a leer, se escriben con considerable lentitud. Pieza a pieza, son recogidas de un sinfín de anécdotas que se inician en un abrazo eterno y culminan en hojas variopintas con olor a victoria. Empezando por un suave venceremos y acabando en un claro triunfo resonante. Amamos, a cada instante, lo que estuvo en nuestras manos y jamás deseamos, lo que estuviese lejano. La conclusión a lo largo de esta eterna conjunción, radica en la felicidad de haber hecho lo que estaba en nuestras manos, mientras fuera posible. No nos arrepentiremos de nada: fuimos libres a nuestro antojo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El niño mira al abuelo
Y lo invita a su jugar,
Dolorido está el abuelo,
Pero acepta, sin chistar.

Cuando pasan los minutos,
El viejo siente al jugar,
Que ya no le duele tanto,
Lo que lo hacía penar.

Y entonces
Entonces son carcajadas
Las que se escuchan de a par,
De ese nieto y de ese abuelo,
Que disfrutan por igual.

Ramón de Almagro – El abuelo (jugando)

4 thoughts on “Comienzo del libro

  1. Yo también estoy ansiosa por leer el libro. Se que todo se va gestando lentamente, no es nada fácil, pero saldrá victoriosamente

Coméntanos...