OSCURA PERMANENCIA, texto que tiene más de un año, pero es tiempo de que vea la luz.

¿Qué sensaciones les genera?

Silencio sepultural. Duele en el pecho. Gris mañana de verano. Anuncia la aurora un sutil destello de imaginación. Sábanas frías. Sigilo ante el viento que se disimula entre colinas amarillentas. Discreción, camino turbulento de sosiego. Circunspecto ante la diminuta cama. No hay paz en el mutismo que prospera.

Continuo sentado en la cama. He dejado el reposo. Me impongo levantarme. A duras penas he adoptado la posición actual. La ventana aproxima un destello de itinerancia. Reserva en el oprobio que me domina. Nadie siquiera sale en mi ayuda. Prudente ápice de soledad. Procuro no hacer ruido. Pasar desapercibido.

Minuto tras minuto recorren el dormitorio sin quebrar el mutismo. Pido entre gritos inertes que me socorran. La calma me desespera. Incomunicación persistente. Desamparo de confusión recorre mi clausura. Alma desterrada en busca de una solida caricia. Añoranza frente al abrazo que nunca fue. Melancolía de un domingo que advierte mi deceso.

Abro la puerta al inconexo desamparo. No oigo ni el más mínimo ruido. Pido con tranquilidad ser retornado a mi caos cotidiano. No he venido a perderme entre el despotismo de vuestra ausencia. Calvario al tomar decisiones incorrectas que me conducen a ningún sitio. Contemplo con angustia la desidia de mis congéneres.

Salto las escaleras que separan nuestros mundos. Civilizaciones aisladas. Emigración desintegrada. Rompo los cercos de sentimientos cansinos. Aislado por el desconcierto corro a través del living. Acallado por sillones vanguardistas. Imploro perdón por los pecados que revivo. Abulia al compás de hojas marchitas.

Basta. No he venido para sufrir. Tomo diarios viejos. Enciendo fuego. Desabrigo el humo que reviva mi presencia. Culpables de la incuria que me embarga. Maldigo vuestros días tanto como las noches. Me pierdo entre la bruma. Camino directo al vacío. Quito mis penas. Me diluyo.

4 thoughts on “Oscura permanencia

  1. Hermoso, duro, pero ya ves, que ciertas veces, los momentos difíciles, pueden hacer nacer cosas muy bellas! Un abrazo querido amigo!

Coméntanos...