¿Por qué razón ser argentino puede traer tantos beneficios?

He comprobado hasta el cansancio que el simple hecho de haber nacido y vivido gran parte de mis días en Argentina, ha sido (y continúa siendo) una llave que abre innumerables puertas. Así Maradona, Messi y hasta algunas veces Perón y Evita se convierten en las primeras palabras que escucho, cuando mi nuevo interlocutor, descubre que “vengo” de Argentina.

No es la carne. Tampoco el dulce de leche y el mate. Tener las minas más hermosas del planeta, probablemente, no pueda servir de explicación. ¿Pero cuál es el motivo? ¿Será la adaptación al cambio con facilidad? ¿El haber constituido una nueva identidad a través de los barcos cargados de inmigrantes? ¿Resultar constituir el centro de escena hasta en el lugar más recóndito del planeta?

Recuerdo la primera vez que salí de Argentina (y no hablo de visitas a Uruguay, que no eran más que un veraneo, tal vez insignificante) con el temor de ser recibido con cierto desprecio. Había un mito que decía que no nos querían fuera de nuestras fronteras. Al final comprobaría lo contrario. Probablemente la mayor batalla era interna. Ser porteño dentro de la Argentina podía significar un castigo divino.

Paso a paso, me enteraba que la admiración por el país más austral de Sudamérica, y uno de los más extensos del mundo, no tenía fronteras. Estábamos, al menos en la convencionalidad de la carta geográfica, alejados de todo. Aunque para mí Argentina en general y Buenos Aires en particular, era el centro, y Europa o Norteamérica, “el culo del mundo”.

Entonces, sin proponérmelo un día salí de Sudamérica y comencé a ver que había personas que amaban el tango, el asado, tomaban mate y aprendían español con el clásico “sho” o el voceo. Hasta en Israel o Albania podía ver que el acento argentino (en especial el de buenos aires), era otra llave maestra. No importaba donde estuviera ni con quien hablase, mi acento (a pesar de que no es muy marcado) hacía que la alfombra roja estuviese a mis pies. ¿Cómo puede ser que les resulte incluso sensual?

Así que nuevamente gracias a mi fortuna, que me ha hecho nacer lejos de todo, pero cerca de tanta gratitud.

2 thoughts on “La argentinidad al palo

  1. hago mias tus palabras: gracias a mi fortuna por haberme hecho nacer cerca de tantas cosas buenas que encuentro dia a dia.

Coméntanos...